LA INTERNA RADICAL DE TRES DE FEBRERO Y EL FANTASMA DE LA QUEMA DE URNAS

La interna radical de Tres de Febrero está al rojo vivo tras la confirmación de las tres listas que podrán competir cuando se efectúen los comicios y puso en duda la supuesta fortaleza del oficialismo partidario local que trató, por todos los medios a mano, de impugnar ante la Junta Electoral provincial a sus opositores.

El actual concejal y socio político del intendente, Marcelo Bello, será el candidato por la lista 23, que llevará a Rubén Guido como postulante a convencional, forma parte de la actual conducción partidaria que no se ha caracterizado por una gran movilización ni apertura, ni siquiera de su comité central de la calle Sabattini.

Una parte de su oposición surgió por ese motivo. Si bien se referencian en el diputado Maximiliano Abad, como lo hace Bello, con la lista 88 competirán Oscar Montenegro y Germán Cáceres como candidato a la Provincia.

Cáceres, ex concejal, vino trabajando con Daniel Salvador en toda su etapa como vicegobernador y aún lo sigue haciendo. Trató en vano de generar una lista única, y luego hurgó un posible reencuentro de viejos dirigentes y ex concejales. Tampoco pudo.

Entonces, con el respaldo subterráneo de Ariel Collia, el secretario general del gremio municipal, y algunas operaciones de Roberto Flores, viejo operador multifacético, terminaron armando una lista alternativa, no muy lógica, que también reportará votos para Abad.

Esta división puede permitirle a la lista 114, que tiene a los ya no tan jóvenes Miguel Mieres y Hernán Cordisco pasar por el medio y llevarse una victoria impensada hace unos meses atrás. Cordisco forma parte del entramado siempre dispuesto por la Asociación del Personal Legislativo que conduce Norberto Di Próspero hijo, hoy con intereses en el frentertodismo.

Es que la distancia que puso el oficialismo radical con el resto de sus afiliados es tan grande que lo puede capitalizar una lista que, además, apoya a Gustavo Posse. Muchos seguidores del centenario partido que en los últimos tiempos buscaron otros rumbos podrán tomar su venganza ante el destierro que tienen en Tres de Febrero porque hace años no participan del poder.

Las pujas locales siempre son por demás atractivas y dinámicas y Tres de Febrero, en particular, contiene muchísimos ingredientes que los llevan hasta la histeria, como cuando en los ’90 un incendio de urnas casi quema todo el comité central.

Pocas veces los dirigentes radicales tomaron en cuenta la coherencia en este tipo de pujas locales.

Lo raro fue la pasión que puso uno de los sectores para impugnar a los otros. Tanta que la respuesta negativa de todos los órganos partidarios no hizo más que preguntarse por qué tanto recelo en la competencia. Cuando se hagan las elecciones, se sabrá.

Cuéntanos qué piensas
9Me gusta1Me encanta0¡Jaja!0Me entristece0Me enfada

2 Comentarios

Dejá un comentario